rol

Sigue siendo virtual

El rol es un asunto de imaginación, de planteamientos y soluciones inventadas y dadas por la mente. En él intervienen, como gestores de la aleatoriedad, los dados; y porque no podemos acordarnos de todo tenemos las hojas de personaje, los compendios de objetos, los grimorios, etc. Pero, en sí, sigue siendo una actividad ilusiva y cerebral: el mundo de la partida no escapa fuera de nuestro cráneo, por mucho que nos empeñemos.

Hace tiempo Microsoft desarrolló un monitor multitáctil y ahora, gracias a ZonaFandoM, me doy cuenta de que los chicos del Carnegie Mellon han estado desarrollando un sistema “alternativo” a los dados+papel+lápiz.

Surfacescapes Demo Walkthrough from Surfacescapes on Vimeo.

¿Alucinante? Yo diría que demasiado. Pero no nos olvidemos de que, precisamente por la naturaleza del juego, nada de lo nuevo sobrepasa las fronteras del monitor. Incluso las figuras, con las que éste interactúa, dependen de que los jugadores piensen que son son avatares en ese mundo fantástico y volátil.

El problema con el rol vendrá el día en que, atormentados por la filosofía del baudio y la cultura de lo hiperreal, seamos incapaces de distinguir la frontera entre el mundo en el que nacimos y el mundo en el que vivimos. Pero, de momento, eso sólo pasa con el resto de elementos de nuestras vidas occidentales.

“¿Qué es real? ¿Cómo defines lo real? Si estás hablando de lo que puedes sentir, lo que puedes oler, lo que puedes saborear y ver, entonces lo real son simplemente señales eléctricas interpretadas por tu cerebro.”

Morfeo

Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Reddit
Standard