Cuaderno de ideas

Almas de destrucción masiva

En forma de epifanía trasnochada, enuncio:

Que tendemos a culpabilizar aquello que no tiene culpa. Los males no se derivan del comercio, las ideologías o la vida; el capitalismo, Marx o una afrenta personal no tienen nada que ver con la culpa, sino con abstracciones de nuestros actos.

La culpa la tienen personas con nombres y apellidos, que atribuyen a generalizaciones y sistemas abstractos la responsabilidad de sus propias acciones. Pero las teorías, los modelos y las ideas carecen de autonomía propia, y en consecuencia sólo juegan un rol en la justificación, no en el juicio.

Hay que buscar los culpables entre los homínidos, incluso en aquellas ocasiones en las que una conciencia de grupo impide a los partícipes tomar una actitud de responsabilidad individual.

Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Reddit
Standard

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *